El Gran Cañón: volando entre 5 estados en un viaje.

Para llegar al campamento en donde aterriza el tour que escogimos, debes volar en un pequeño helicóptero entre los estados de Nevada, California, Utah y Arizona, hasta llegar a Colorado. Allí te sumerges literalmente en el North Rim del Gran Cañón, una de las 7 maravillas del mundo natural.

El viento y las condiciones deben ser propicias para que tu paseo sea posible, pues depende de muchos factores la estabilidad del helicóptero y en muchos casos puedes llegar al destino, pero el piloto puede decidir no aterrizar. En nuestro caso, teníamos ese pronóstico, pero después de 30 minutos de vuelo fue posible tocar el campamento base. Te encuentras en el medio de la nada con un espectáculo rocoso, árido y abrumador. Un río que parece parte de la formación rocosa y temperaturas muy elevadas en el mes de agosto.

Los 5 imprescindibles si vas a conocer el Grand Canyon según mi experiencia serían:

  • Vuela en los primeros puestos del helicóptero. Por lo general se paga un fee adicional por tomar las sillas delanteras, pero vale totalmente la pena, pues más de la mitad del viaje transcurre volando.
  • Asegúrate de tomarte algo para relajarte si le tienes miedo a las alturas. Los vientos que atraviesan las formaciones rocosas hacen que el helicóptero se mueva como una mosca en medio de las montañas. Cuando digo tomarte algo, puede ser un vino. En mi caso el regreso fue mucho más relajado y lo disfruté muchísimo más que el primer tramo.
  • Escoge un tour en donde puedas al menos hacer una pequeña caminata por el Gran Cañón. Muchos sólo incluyen el Skywalk y Hoover Dam. Es un buen plan, pero es un viaje largo en donde vale la pena entrar al fondo del parque nacional y no sólo verlo de lejos. No necesitas hacer hiking.
  • Si tienes poco tiempo para conocer el parque nacional, te recomiendo ir al North RIM. Toma poco tiempo en bus desde Las Vegas y luego el resto en helicópteros de máximo 7 personas. En total serían 9 horas aproximadamente y estarías de vuelta en la noche para continuar la vida en Vegas.
  • Escoge un paquete con tiempo y cómpralo online. Asegúrate que puedas tener tiempo de sentarte y relajarte a tomar un almuerzo/cena con brindis incluido, porque definitivamente estar en el medio de la nada y poder disfrutar del silencio entre 227 millas de extensión rocosa, no es una cita cualquiera.

Si te animas a incluirlo en tu Bucket list te comparto esta página para planificar tu viaje:Tours for Fun

Por la carretera de Vieques

La gente de pueblo es más feliz, punto. Esta fue otra de las reminiscencias con las que me vine de #Vieques. Yo nací en un pueblo y conocí al menos alguna vez esa felicidad. De sentarse en el mismo sitio a ver pasar gente. De vivir sin tráfico, cerca del mar, sin tanta preocupadera por tanto… que al final siempre alguien resuelve. Rosa y el Firi estaban siempre sentados a la orilla de la carretera que lleva a la playa en la Isla de Vieques.  Verlos tan relajados le da a uno un fresquito… porque la gente de pueblo contagia eso y más. Rosa y el Firi tenían su sala en plena vía y abierta para jugar dominó con quien gustara. Nosotros pasábamos siempre apurados, hasta que decidimos sentarnos con ellos para recordar por un ratico lo sabroso que es vivir <pata suelta> y sin tanto afán. Como se suele vivir en los “porches” de las casas de pueblo. Dedicado a mis porteños que sé que tanto extrañan un malecón, una panadería, la canal… cualquier rincón de paz. El que vivió en un pueblo, así sea un mes, sabe de lo que estamos hablando.

La Ceiba de Vieques

Si hay algo que quisiera Mia recuerde cuando crezca, es todo el tiempo que pasamos juntas tratando de cultivar plantas. Regarlas, quererlas y cuidarlas. Encontrarnos con esta Ceiba como patrimonio de Vieques hizo de este viaje aún más especial. Casi 400 años siendo testigo de los casos y cosas que pasan en un pueblo, es tarea para seres superiores. Como la Ceiba, el árbol que vimos en nuestro paseo puertorriqueño.

Bio Bay Life

Something magical happens when the night is dark and stars are out in Vieques.

Experience the magic in the brightest bioluminescent bay in the world. Así lo recuerda una y otra vez el guía del tour que con mucho orgullo lleva a todos los turistas a la aventura del Bio Bay, una experiencia que puede apreciarse en pocos lugares del mundo. Definitivamente es un must si están en la Isla de Vieques, Puerto Rico.

Esta increíble experiencia es un fenómeno causado por los insectos dinoflagellates llamados Plankton. Antes de empezar el recorrido por la bahía Mosquito de Vieques, el guía hace mención al encuentro mágico que cada uno de los entusiastas tendrá con 2 escenas de películas, que quien las vio, jamás pudo haber olvidado. The Life of Pi y Avatar tienen en su trama momentos enmarcados en una experiencia bioluminiscente. De la misma manera, si uno rema en el kayak en la bahía Mosquito, podría disfrutarse en vivo y directo semejante espectáculo. Este micro cosmos no es tóxico y brilla con un aura increíble, generada por 720 mil organismos bioluminiscentes por cada galón de agua. El tour dura aproximadamente 2 horas y es un recorrido muy fácil remando. Es completamente familiar y mientras más oscura esté la noche, mejor se aprecia. Les recomiendo chequear el calendario lunar antes de ir, y si se corre con suerte, una pequeña llovizna podría hacer aún más cool la experiencia, pues el movimiento en el agua es el que genera esas miles de estrellitas flotando mágicamente.

 

MamaMia recomienda: www.abessnorkeling.com